ÁRIDA. UN DÍA EN LA LINEA DEL OESTE

La voz de Sara es muy dulce y aniñada cuando conversas con ella lejos del escenario. Es un amor. Pero no te fíes. Esa carita de no haber roto un plato se asalvaja cuando la ilumina un foco. Y si además le acompaña el aporreo implacable de la caja y los timbales de Javi, su alter…