CRÓ! MOUNSTROS

Anda que me meto yo sola en cada berenjenal… MOUNSTROS, el nuevo disco de CRÓ!, el cuarto de los vigueses, efectivamenteysí es la reoxtia. Pero ahí se me acaba toda mi diarrea vocalística. ¿Quién me manda a mí escribir sobre las alhajas musicales que me voy encontrando por el camino?. No tengo ni idea de cómo seguir describiendo la música que hacen estos hijos de la Ría. Rarunez y melodía en inglés, galego y cristiano.  Tiempos imposibles, coros sublimes (aquí canta todo cristgod), riffs macarruzos, organitos andalusíes. Marcianos, mounstros, perros verdes, hijos de un dios menor.

La primera vez que les vi, allá por las ínsulas en una edición del ya mítico La Choza Fest, ya me dije yo: ¿y éstos de qué van?. Entonces les describí como “La mezcla perfecta de un progresivismo setentudo crimsonianoniano, lisergia bajo drogas duras, un poquito de Triana, algo del ensimismamiento de Steven Wilson y un perfume arrebatador del Morrison y sus compinches”. Y me quedé más ancha que pancha.

Porque han sacado el disco en diciembre que sino, Videovigilada hubiera desbancado al Bailando de Enrique Iglesias y Pitbull en el top de las listas de la canción del verano. Yestoesasí. Su estribillo se te mete en las entrañas y te rebota en el cerebro hasta el infinito y más allá (a mí quizá más por aquello del espacio vacío que encuentra).

En Clawdia encontramos una tonada muy bonita con retazos de poesía romántica (aunque seamos conscientes de que el amor conlleva a veces que te ronquen en el oído).

Por su parte Zapruder (qué os costará poner títulos decentes a las canciones) es el corte más crimsonianoniano pero a la galega, es decir con mucho pimentón dulce.

En definitiva, CRÓ! son la avant-garde. Cuando yo voy, ellos, igual que la nunca bien ponderada Chenoa, ya están de vuelta de tó.  

Para no saber qué escribir sobre el último trabajo de CRÓ! he salido airosa ¿qué no? Y si no, pues cojonas, escuchad vosotros el álbum con sus ocho temitas y yasieso me decís qué tal. Aunque unacositaosvoyadecir: lo mejor de ellos siempre lo dan encima de un escenario (bueno, encima de una cama o de una lavadora también le darán bien, pero aquí hemos venido a hablar de su música). Una advertencia: tras los conciertos, nunca dejéis al alcance de su baterista mochilas con galletas de fresa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s