JARDÍN DE LA CROIX. 187 STEPS TO CROSS THE UNIVERSE

Ya solo por el nombre, JARDIN DE LA CROIX, cautivan, atraen y en general, te ponen, n’est pas mes amis?.  Te recuerdan así la importancia de llamarse Ernesto. O Serafín. De hecho suenan de por sí a alhaja, a una de esas joyas que Maria Antonieta se agenció vetetúasabercómo en una noche de esas locas de la corte parisina. Quién pudiera teletransportarse pero a ser posible sin tenerme que enfundar uno de esos miriñaques que te refinflan las lolas pero que te ahogan la respiración. Olalálechocolá mondieu mondieu.

187 STEPS TO CROSS DE UNIVERSE. Eso es lo que dicen estos chicos que se tarda. Vamos, que ni la Castellana en hora punta se tarda tan poquito en cruzar. Supongo que habrán encontrado ese agujero de gusano que la Nasa sigue sin querer contarnos que ha descubierto.

Man made lighting es el tema con el que inician su viaje astral. 7 minutos y pico de lo que viene siendo ya su impronta: ambos guitarras, Ander y Pablo se inflan a matar hormigas en sus mástiles. Son los reyes del taping. Que no del zapping. Que en eso somos reyes todos porque ¿quién no es capaz de ver cuarenta programas de la tele a la vez y luego no confesar que ha visto ese inconfesable salvo con el consabido, no, si yo estaba haciendo zapping y solo vi un trozo?… Ya, lo que decimos todos. En cualquier caso esta canción me trae lejanos recuerdos del Tubular Bells. ¿Por qué? Nipu.

A Nacho también le dejan a veces lucirse con su bajo y si no, ya se busca él la forma de llamar la atención abriéndose la cabeza o algo en un arrebato conciertil como en el Aloud Music Fest que se marcaron. No os voy a ocultar que este chico está to loco, sobre todo cuando se sube encima de un escenario. Oslodigoyo. Pero que aporrea su zocato bajo como si no hubiera un mañana y además muy francamente, también.

En Topsy’s Revenge llega el protagonismo de Israel, el baterista, porque él está siempre ahí arriba, a toda caña mientras los guitarritas siguen con sus florituras y sus paseos por los trastes. Menos mal que los mantiene a raya y los subraya. No serían lo mismo con un baterista mano floja. ¿Y quién es Topsy? ¿y de quién se quiere vengar?. Ahí lo dejo para que discurráis un poco que tampoco es plan que os tenga que dar yo todos los datos.

Con el tercer tema, Colorado Springs (el que más me gusta, by the way, de este trabajo) ya te preguntas coñé ¿no tienen cantante? Y efectivamenteyno, no lo necesitan. Son otra de las bandas que, afortunadamente, el efecto “Toundra” ha sacado a la luz y que ya brillan por si solas. Las trifulcas entre Tesla y Edison son la curiosa e interesante línea de argumento de su video clip. Volvemos a encontrarnos aquí con otros 7 y pico minutos de viaje musical que, en esta ocasión, siempre acaban de forma apoteósica (léase restregándose por los suelos o por el público) en las actuaciones en vivo de estos zagales.

Y una vez cruzado el universo, a la velocidad de la luz, JARDIN DE LA CROIX termina Talking with Planets durante la friolera de 10 minutos. Y si finalizan así es porque definitivamente al acabar el disco se les ha ido la pinza. Y no me extraña con tanta navegación interestelar. Hay que ser muy Han Solo para no verse afectado por los continuos saltos al hiperespacio. Pero me encanta su locura. Y me embragan sus conversaciones con los planetas (con los de verdad, con los que tienen vida, no con los de Graná).

Otra alhaja fina a la par que evocadora para la buchaca. Lo único, lo siento por las hormigas pues no queda ni una sola viva cada vez que hay concierto en el jardín de aquí mis amigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s