MINOR EMPIRES. MINOR EMPIRES

Los emperadores (que no menores) de este universo tan particular llamado MINOR EMPIRES son la voz de Juan Blas y el bajo de Javier Seisdedos. Yestoesasí. Por supuesto que deben ir siempre de la mano de un baterista del calibre de Reto y una guitarra a la altura (y que ahora desenfunda Fernando Moreira -de los gritones Trono de Sangre-). Pero aunque varíen, tal y como ha ocurrido para su segundo trabajo, United States of Emergency, MINOR EMPIRES siguen sonando a Minor Empires de esa forma tan cautivadora con la que me dejaron con el culo to torcío en mi primer “Resu” (el macarruceision fest por excelencia).

Su primer disco homónimo, de 2014, suena muy francamente pues seguro que ha sido grabado con el mismo mimo con el que Juan Blas siempre trata a las bandas que pasan por su Westline Studios. Pero donde siempre me ganan estos chavales es en sus directos y eso que la última vez, a pesar de ser en mi sala favorita de Madrid, El Sol, el bajo no sonó como a mí me gusta que suene: atronador, de ultratumba, que te haga temblar las vísceras, que reverbere hasta la goma de mis bragas. Sr. Técnico unacositalevoyadecil: la próxima vez hágameustélfavor de subir ese bajo, cagüentoloquesemenea. Para subir una guitarrita siempre hay tiempo pero mira que os cuesta darle volumen a un bajo.

La canción con la que les conocí fue Numbers y su video de los bombardeos de la segunda guerra mundial. Aquí sí que se escucha ese bajo tan toolero y tan cascabelero que me sorprendiera en una banda patria. Es la mejor canción de ellos sin duda. Completa, angustiosa a la par que esperanzadora. Tienes sus momentos cañeros y tiene sus momentos rinkirinki. Vamos, que lo tiene todo.

Empty rooms va de exaltación, de enardecer a las masas, de correr por los sueños que persigues, de no esperar a que Avon o la suerte llamen a tu puerta. ¿Quién no se apunta a este carro?.

Con The story of Timothy Treadwell les sale a relucir la conexión Toundra: se combinan muy finamente las melodías guitarreras muy a lo Victor García Tapia de entonces con trallazos bajeros y timbales rotundos.

Drones es más de pegar saltos desde el minuto cero y de advertirte de a ver con quien te la juegas la próxima vez. Esta canción representa a la perfección la ecuación “Minor Empires es a Nothink lo que Foo Fighters a Nirvana”. O al revés, que ya me he hecho un lío pues soy de letras.

Pero quizá la voz más bonita de Juan (y eso que la tiene siempre pues, en mi descerebrado criterio, es una de las más bonitas de esta nuestra Hispanistán) le sale en el tema que cierra el disco: The Season, con ese deje melancólico que te imprimen las grandes ciudades cuando se visten de invierno. Esos remolinos de hojas movidas por un gélido aire donde no hay chimenea ni piel de oveja que pueda descongelar tu corazón. Our love is dead despite the moon. Snif

Juan y Javier. Javier y Juan. Dos alhajas. Dos grandes emperaores. Telodigoyo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s