FUNGUS. SIZIGIA

Al ritmo siempre contundente y de no haber un mañana de los timbales de Antonio “Heavy” (más majo que la pesetas, tambiénoslodigoyo) los de Vicálvaro arrancan siempre en sus conciertos en todo lo alto con su Menace from beyond de su muy recomendable este tercer trabajo denominado SIZIGIA (no confundir con el partido griego del togüenorro Varoufakis). Y es en este nuevo trabajo donde a Fernando Barco parece que le gusta mascar todavía más las notas que salen de su guitarra como si de un chicle bazooka se tratara, especialmente en ese Space Seat que han venido a recuperar de su demo Lost in a lonely planet. Por su parte Willy sigue siendo ese gran olvidado en un rincón al que ni siquiera apuntan los focos en los conciertos pero se le presiente igualmente feliz con su maquinita de hacer ruidicos espaciales e interestelares (por cierto, vaya tres horas de truño que me ha resultado la película homónima por mucho que la gravedad sea la quinta dimensión ¿qué no?).

He de confesar, además de que he vivido, que FUNGUS me embaucaron con su viajes siderales -muy fumanchunianos que dicen los que de verdad saben de esto-, desde el primer día que vi moverse el bigote de D. Fernando “Matus” al ritmo de su bajo. Willy y todo su despliegue de efectos cósmicos en ese pseudo teclado creado al uso contribuyen muy francamente a un siempre efectivo traslado virtual a tierras selenitas. Justice on wheels, Satellite, Supersonic, Psychonaut, Speace seat, Cosmonauts, Cosmic trip…. los títulos de sus canciones lo dicen todo. Su contundente baterista, también. De hecho es el que me abrió lo ojos cuando una vez, a la que venía yo cargada de los bártulos de algún baterista con el que me lié (soy muy tonta ¿por qué no me liaré con cantantes que llevan solo su micrófono y su jeta?) me exclamó: ¡qué timbales tan grandes tienes¡ y yo pensé ¡Son para cargarlos yo mejor¡. Caguentóloquesemenea.

Y normalmente en sus conciertos siempre finalizan con la canción que también cierra este su tercer trabajo: la versión que hacen del tema Antígona de la banda vasca Kuraia. Y por tanto son los responsables de que, tras un concierto suyo, me pase semanas canturreando (a veces a pleno pulmón) aquello de…

“Soy como un huracaaaaaaán

que nunca pararaaaaaaaá

que nunca PA-RA-RÁ

como AN-TI-GO-NÁ”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s