MOONTRAP. THE ARTIFICER

Estos chicos han sido, desde el primer acorde que escuché de ellos, lo suficientemente ochentudos como para captar ipsofactamente mi atención y lo necesariamente de esta década (es que no sé cómo cojonas se dice que sean muy de 2015) como para retenerme porlosiglosdelosiglos. Aleluyagloriadiox.

Si para Jesulín la vida es como un toro y para Forest una caja de bombones, para mi la música de MOONTRAP es como un delicioso puñado de almendras garrapiñadas (Efectivamenteysí esta mi entrada de hoy la patrocinan los maestros reposteros de mi querida aldea, Alcatraz de Henares).

Y es que con estos cinco mangurrianes me pasa como con un buen puñado de aquéllas: lo coges, te lo metes todo de sopetón en la boca y aunque quieres degustar poco a poco ese caramelo tostadico que las rodea no puedes evitar liarte a morderlas, machacarlas y deglutirlas vorazmente mientras saboreas fugazmente la que te parece la más crujiente y deleitosa mezcla del azúcar más dulce y la almendra más sabrosa. Y aún cuando ya han pasado unas cuantas horas de esa ávida ingesta sigues buscando con tu lengua entre los resquicios de tus dientes y en el cielo del paladar cualquier mínimo remanente de esa delicia que te duró cerocoma en tu boca y que todavía lamentas haber comido tan a lo tragaldabas. Siempre saben a poco.

MOONTRAP y su THE ARTIFICIER me recuerdan constantemente que la música que escuchas a los quince años, en el insti, es la música que correrá siempre por tus venas, “through your veins”, que diría su cantante, Jarry 5Jotas con esa V tan fricativamente bien pronunciada, arrastrando con fricción sus incisivos superiores sobre el labio inferior como mandan los cánones. Qué bien pronuncia este chico la V. Y su música, que me trae ecos de mi todavía más descerebrada juventud, sigue siendo la música que me eriza el pelo del cogote, que me hace el culo pesicola, que me hace dar ridículos saltitos y palmaditas de alegría en el estribillo de Winona (donde más huelen al binomio Morrisey-Mars) o Lockerhead  o que me empuja a cerrar los ojos desde el primer acorde de mi adorado Backbone para escucharla y sentirla mejor como si de un buen fado se tratara. By the way, que de esta última me gusta infinitamente más la versión que grabaron con Westline Studios en su EP ROUTINE. Yestoesasí.

Y me gustan sus letras porque nos recuerdan la insoportable levedad de nuestro ser en The fight against our nature cuando reconocen y confiesan sin arrepentimiento “I did it”, efectivamenteysí, la he vuelto a cagar en esta nuestra carrera continua contra nosotros mismos. O cuando, al más puro eco de Roxy Music, se sienten tentados por la “fruta de otro” (but the true is discoveeeeeered, añadiría yo) de su Forbidden Fruit Syndrome.

En PDD, el tema que cierra esta alhaja, podéis disfrutar de todos los registros de los que es capaz Harry. Porque, que sepáis, que la guinda de este delicioso pastel sonoro que son MOONTRAP es su voz sensual, profunda, que te habla desde más allá del corazón y las entrañas, con una pronunciación extra brit, al más puro estilo de Brighton.

Mi pulsión, más que nunca, es en este preciso momento de mi vida, todo aquello que me conmueve. Y las almendras garrapiñadas me emocionan a la vez que me conmueven. Y mucho. Entonces y ahora.

Les auguré justo hace dos años un futuro prometedor y ahí lo llevan. El círculo se cierra aunque sé que es más una espiral que se dirige sin prisa pero sin pausa hacia donde ellos quieran elevarla. Volad pajaritos. Y volad alto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s